Actividades Notas Testimonios

Mi historia en el Taekwon-do

EL TAEKWONDO que fue clave para lograr mis éxitos de recuperación. Me dio voluntad, espíritu de lucha.

Esta es una historia, mi historia, que marco mi vida para siempre.

Un 9 de noviembre de 2009 cuando salía a trabajar con la moto una persona me chocó y como consecuencia de ese accidente   tengo hoy la pierna izquierda 3 cm más corta y clavos intermedulares en tibia y femur.

Un accidente le puede pasar a cualquiera, lo importante es la actitud de las personas frente a ellas y en este caso el joven que me chocó nunca se acercó a preguntar cómo estaba y por todos los medios trato de hacerme a mi víctima y victimario del hecho.                       

Mi vida empezó otra vez ese día, volví a nacer, luego de 3 meses de silla de ruedas y operaciones empecé a caminar con 2 muletas, las que fui dejando lentamente con tratamiento kinesiológicos y mucho esfuerzo. Un día muy importante en este proceso fue  día que nació mi segundo  hijo, Lautaro, ese día camine por primera vez  solo.

 Me tuve que replantear todo y gracias a mi familia y amigos logré ir recuperándome física y sobretodo emocionalmente.          

Hoy a 11 años de aquel momento debo agradecer a un arte marcial EL TAEKWONDO que fue clave para lograr mis éxitos de recuperación. Me dio voluntad, espíritu de lucha y sobre todo lo que me mantuvo vivo fue la pasión por esta disciplina, que no me dejó bajar los brazos y me empujó a  ir haciendo de a poco hasta lograr resultados como correr, patear, con el paso del tiempo.  Hoy tengo mis alumnos que me inspiran y me hacen soñar alto en el tiempo.   
No quiero sobresalir contando está historia, ni pretendo ser ejemplo de nada, pero al compartir esta historia tal vez pueda ayudar a alguien. Lo que aprendí con esto es que nada es imposible si uno se propone superarse, la vida es una prueba y hay que luchar por superarla, lo único que no debemos hacer es rendirnos.

Si estas en un lugar difícil y te cuesta salir, aferrarte a una pasión o algo que gusta es el primer paso para lograr superarnos.

El camino de recuperación fue largo pero no hubiera sido posible sin el acompañamiento de todos los que me rodean por eso quiero agradecer a Dios por darme la fuerza para salir a adelante.

y en especial a:
FAMILA, por acompañarme y darme fuerza en todo momento.
Diego Espindola mi Sabumnim por confiar en mi y decirme vamos a volver aún cuando estába en el sanatorio con una pesa en la pierna.
UTKDA por hacer visible esta historia.

Gerardo Dámico
3° Dan Taekwon-do ITF.
Posadas, Misiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.