Todo sobre TKD

Objetivo de cada practica del Taekwon-do y su ciclo de composición

OBJETIVOS DE CADA PRÁCTICA DEL TAEKWON-DO

El Taekwon-Do está compuesto de movimientos fundamentales, formas, ejercicios de frente a frente, entrenamientos con accesorios y defensa personal (lucha libre). Estas cinco facetas componen un ciclo que encierra el método de aprendizaje.

Los movimientos fundamentales son necesarios para los ejercicios de frente a frente y las formas, así como las formas lo son para los movimientos fundamentales y los ejercicios de frente a frente.

Los ejercicios de frente a frente y el entrenamiento con accesorios son esenciales para desarrollar las técnicas de lucha libre y defensa personal.

Es importante practicar tantos movimientos fundamentales como sea posible y tratar de someterlos a un buen desarrollo para que el alumno pueda mejorar su capacidad de respuesta frente a cualquier situación de combate.

Las formas ponen al alumno en una situación hipotética de combate a partir de la cual éste podrá mejorar sus conocimientos con respecto al ataque, o la defensa contra uno o varios oponentes. La continua repetición, hace que las técnicas se conviertan en reflejos condicionados, mejorando la reacción frente a las diferentes situaciones de combate.

Los ejercicios de frente a frente sirven para perfeccionar la técnica, para poner a prueba las aprendidas de las formas y de los movimientos fundamentales y comprender la importancia entre el tiempo y la distancia de la técnica en una situación dinámica.

El entrenamiento con accesorios da continuidad, foco, resistencia y poder.

La defensa personal y la lucha libre es la conclusión del desarrollo técnico de las distintas facetas que componen el ciclo del Taekwon-Do.

El practicante debe volver siempre a la base de su entrenamiento, desarrollando su cuerpo y fortaleciéndolo para lograr un estado óptimo. Constantemente debe encontrarse retornando hacia sus bases aunque haya alcanzado el más alto nivel.

 

Objetivos de cada práctica del Taekwon-Do y Ciclo de Composición

El Taekwon-Do está compuesto por cinco facetas que componen un ciclo que encierra el método de aprendizaje.

Movimientos Fundamentales: Son necesarios para los ejercicios de frente a frente y las formas. Es importante practicar tantos movimientos fundamentales como sea posible y desarrollarlos correctamente para mejorar la capacidad de respuesta ante cualquier situación de combate.

Formas: Ponen al alumno en una situación hipotética de combate contra uno o varios oponentes. La continua repetición hace que se conviertan en reflejos condicionados, mejorando la reacción ante situaciones de combate.

Ejercicios de frente a frente: Sirven para perfeccionar la técnica comprendiendo la importancia de la distancia y el tiempo en una situación dinámica.

Entrenamiento con accesorios: Da continuidad, foco, resistencia y poder.

Defensa Personal y Lucha Libre: Son la conclusión del desarrollo técnico de las distintas facetas que componen el ciclo del Taekwon-Do.

El practicante debe volver siempre a la base de su entrenamiento desarrollando y fortaleciendo su cuerpo para lograr un estado óptimo. Constantemente debe encontrarse retornando hacia sus bases aunque haya alcanzado el más alto nivel.

t